viernes, 29 de enero de 2010

OCHO GLOBOS de Shel Silverstein

Ocho globos que nadie compraba
cortaron la cuerda y soltaron amarras.
Ocho globos libres, libres de volar, libres de escapar
donde les petara.
Uno quiso ver cómo era el sol: ¡POP!
Otro hacer carreras entre los camiones: ¡POP!
Otro echó una siesta por entre los cactos: ¡POP!
Otro jugó a fútbol con un descuidado: ¡POP!
Otro fue a probar la tortilla caliente: ¡POP!
Otro a ver de cerca un tigre y sus dientes: ¡POP!
Otro se prendó de un erizo malaje: ¡POP!
Otro sentó el culo hasta quedar sin aire: ¡FFFFSHIU!
Ocho globos que nadie compró
soltaron amarras y allá que se fueron,
libres de flotar, libres de volar, libres de estallar
donde les petó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario